Marcha Mundial de Mujeres de las Américas resalta importancia de alianzas

Escrito por mujeresenmarcha 23-11-2015 en Construyendo alianzas. Comentarios (0)

Mariela Pérez Valenzuela, texto y fotos

Desde hace varios años la Marcha Mundial de Mujeres (MMM) multiplica sus acciones junto a otras organizaciones a nivel internacional y de ahí que en su IV encuentro regional de las Américas, celebrado en Octubre en Perú, fue esencial el diálogo con movimientos sociales del norteño departamento de Cajamarca, sede del evento.


                                                     

Desde hace algunos anos la MMM multiplica sus acciones junto a otras organizaciones


Las bajas temperaturas típicas en estos meses del año en Cajamarca, situada a unos  850 kilómetros de Lima, la capital, no fueron un impedimento para que en una  fría noche  integrantes de las Coordinaciones Nacionales (CNs) de la Marcha hablaran con representantes de grupos sociales cajamarquinos acerca de la razón de ser de este movimiento, y de la necesidad de continuar construyendo alianzas y fortalecer la lucha en torno a causas comunes.

Graasa  Samo, coordinadora internacional de la MMM, explicó a las/los presentes que esa organización funciona por países mediante las CNs, así como a nivel regional.  La Marcha posee además un comité internacional integrado por activistas femeninas de los cinco continentes y un secretariado internacional, actualmente con sede en su país, Mozambique, donde adelantó que tendrá lugar un encuentro mundial en octubre de 2016.

“Somos un movimiento femenino de acción permanente porque nuestras luchas son permanentes’’ y la posibilidad de trabajar juntas, sostuvo, está dada porque “tenemos diversidad  y a la vez situaciones comunes, ya que las mujeres somos víctimas del capitalismo”.

La coordinadora mozambiqueña comentó que cuando casi un centenar de mujeres participantes en este evento regional marcharon por el centro de Cajamarca de forma pacífica contra la violencia,  por la defensa del agua, la tierra –entre otras reivindicaciones-  la policía estuvo todo el tiempo presente. Sin embargo, cuando somos discriminadas, dijo, los militares no están.

“Nuestra presencia aquí (en Cajamarca) constituye una demostración de que el mundo no tiene fronteras. Somos mujeres de la paz y contra el militarismo”. La igualdad, puntualizó, es uno de los principios y valores que nos caracteriza.

                                                                         

Las alianzas son importantes para impulsar luchas concretas

Representantes de los movimientos sociales hablaron por su parte de las luchas permanentes en Cajamarca en contra de los proyectos de empresas mineras que, coincidieron, ocasionan graves daños porque saquean sus territorios, han contaminado las aguas, violan los derechos humanos y maltratan de una forma irracional el entorno.

Durante el diálogo, la delegada guatemalteca Sandra Morán resaltó la importancia de compartir con compañeras/os de otras agrupaciones sociales.

Es importante que nos reconozcan como un movimiento que lucha por la emancipación de nuestros cuerpos y de los territorios donde vivimos, de la misma manera que es necesario, dijo, construir puentes para enfrentar de manera común los graves problemas que enfrentamos, para detener el racismo, la discriminación y la violencia, entre otros males.

Morán, quien representa a las Américas en el Consejo Internacional de la MMM, sostuvo que generalmente “nosotras estamos en las luchas, pero los movimientos sociales no participan en nuestras batallas”.

Tras precisar que unas 700 mujeres son asesinadas en su país cada año por su sexo, la activista femenina consideró necesario articular y fortalecer las acciones de manera unida “para lograr construir una vida en la que podamos desarrollarnos como queremos”. Y eso implica, expresó, la construcción de otro mundo.

Durante el encuentro también habló la  quebequense  Emilia Castro, quien junto a Morán representa a las Américas en el Consejo Internacional de la MMM.

Castro recordó que en 1995 en  la ciudad de Quebec, en Canadá,  se organizó la primera marcha denominada “Pan y Rosas”, entonces considerada una utopía que fue creciendo hasta crear una gran acción mundial en el año 2000, iniciada el 8 de marzo, día internacional de la mujer y finalizada el 17 de octubre, fecha de la lucha por la erradicación de la pobreza. “Eso es realizar las utopías”, destacó.

También refirió que algunas personas piensan que los ciudadanos del Norte están muy bien desde todos los puntos de vista y que las mujeres allí carecen de problemas observados en naciones no desarrolladas.

“No es así, recalcó, para luego precisar que  son las mujeres quienes sufren doblemente la crisis económica y también hechos de violencia en esa región.

Más adelante, Elpidia Moreno, Coordinadora de la Marcha en Cuba, anunció que del 20 al 22 de noviembre próximos se celebrará en  La Habana  el encuentro hemisférico” Derrota del ALCA en Mar de Plata, América Latina y el Caribe, diez años después”.

La cita se celebrará en ocasión de cumplirse el décimo aniversario de la Cumbre de los Pueblos en Mar de Plata, Argentina, un encuentro que, expresó, marcó la derrota del Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA), que Estados Unidos quiso implantar para apoderarse de las economías de la región.

Moreno explicó que el Capítulo Cubano de la Articulación de Movimientos Sociales hacia la integracionista Alianza Bolivariana para los pueblos de América (ALBA), fundada en 2004 por los presidentes Fidel Castro y Hugo Chávez, está invitando a representantes de organizaciones populares y sindicales, movimientos sociales y organizaciones  indígenas, eclesiales y ecuménicas, intelectuales, académicos y líderes regionales para reunirse en este encuentro.

La MMM es un movimiento compuesto por grupos de mujeres de diferentes orígenes étnicos, culturas,  religiones, políticas, clases, edades y orientaciones sexuales y  se define como anticapitalista, anticolonialista, antipatriarcal y antirracista,  lo que le ha permitido  establecer acciones unitarias con otros grupos con una definición bastante similar.

Además de denunciar la pobreza y la violencia de las mujeres y sus consecuencias, la Marcha actúa sobre las causas estructurales  de ese fenómeno: el sistema patriarcal y el capitalismo neoliberal.

Durante el IV encuentro de la MMM de las Américas, del 23 al 25 de octubre pasado, las CNs de Quebec, Estados Unidos, México, Guatemala, Panamá, Cuba, Venezuela, Chile, Brasil, y Perú construyeron su mapa regional de resistencias y alternativas a partir de sus realidades nacionales.

Ese nuevo instrumento será presentado en la cita internacional en Mozambique.

Resultó impactante la manifestación de las delegadas por las calles de Cajamarca, donde patentizaron sus reivindicaciones. En los tres días del encuentro también discutieron en grupos de trabajo las características del movimiento y el feminismo que se construye en la región.