mujeresenmarcha

Berta Caceres

MMM de las Américas apoya las luchas de resistencia de las brasileñas

Escrito por mujeresenmarcha 21-05-2016 en Berta Caceres. Comentarios (0)

La región de las Américas está siendo atacada en lo más profundo de sus valores, la conquista de la democracia para nuestros pueblos. Una democracia que debía permitirnos de avanzar en el terreno de las conquistas sociales.


                                                                                                                                                                                                 

Estamos de acuerdo con la declaración de Adolfo Pérez Esquivel (premio nobel de la paz en 1980) que menciona cuando se refiere a la situación actual en Brasil que “Se trata de una situación semejante a los Golpes de Estado Blandos que ya vimos en Honduras con Zelaya y en Paraguay con Lugo, que significaron procedimientos ilegales para violentar la voluntad popular, junto a un aumento de la represión y las políticas de hambre contra el pueblo”.

Es por eso que como Marcha mundial de las mujeres de las Américas denunciamos los conspiradores y apoyamos con fuerza solidaria a nuestras compañeras que están haciendo resistencia por el respeto de los derechos fundamentales de los hombres y mujeres del pueblo de Brasil.

No nos asombramos cuando se anunció que para Temer (presidente interino de Brasil) lo más importante era aumentar impuestos, “privatizar todo lo que se pueda”, y reducir el gasto público y social. El retroceso que significa su gabinete, todos hombres blancos y millonarios (a pesar que nombro después una mujer) demuestra claramente las intenciones perseguidas por estos conspiradores.

Seguiremos apoyando las luchas de resistencia que llevan nuestras compañeras de Brasil.

De igual manera apoyamos la  COPINH que sigue exigiendo con el lema “Tenemos derecho a la verdad”, justica para aclarar el caso del asesinato de la compañera Bertha Cáceres; hemos exigido que cesen la represión, el hostigamiento a los y las líderes de los movimientos sociales.

Los pueblos rechazan la explotación minera y la construcción de hidroeléctricas que daña el medio ambiente en nuestros países, es por eso que continuamos el apoyo a Máxima Acuña.

Denunciamos la violencia hacia las mujeres, los feminicidios que en los diferentes países de nuestro continente están siendo moneda común, rechazamos esta situación Hacemos nuestro el lema de “Basta la violencia contra las mujeres! No una muerta más! Luchamos contra la impunidad y por la vida de las mujeres!

Apoyamos desde la Marcha las organizaciones feministas como dicen las compañeras en Chile “Si tocan a una, respondemos todas”.

  Apoyamos las mujeres de la marcha del Québec que implicadas en los diferentes movimientos sociales están resistiendo en las calles al gobierno de esa provincia que está aplicando medidas neoliberales de austeridad basadas en la privatización de los servicios públicos (salud,  servicios sociales y educación) que eran un logro importante para el pueblo.

MMM de las Américas 


Berta Cáceres, crimen político

Escrito por mujeresenmarcha 05-04-2016 en Resistencias comunes. Comentarios (0)

Por: Ignacio Ramonet

Se llamaba Berta. Berta Cáceres. El 4 de marzo pasado iba a cumplir 43 años. La víspera, la mataron. En Honduras. Por ambientalista. Por insumisa. Por defender la naturaleza. Por oponerse a las multinacionales extractivistas. Por reclamar los derechos ancestrales de los Lencas, su pueblo indígena.



A la edad de 20 años, siendo estudiante universitaria, Berta había fundado el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) que hoy reune a unas doscientas comunidades nativas y se ha convertido en el movimiento ecológista más ofensivo.

El régimen hondureño, nacido de un golpe de Estado, ha cedido el 30% del territorio nacional a transnacionales mineras e hidroeléctricas. Hay decenas de megapresas en construcción y más de 300 empresas extractivistas que saquean el territorio mediante la corrupción gubernamental. Pero el COPINH ha conseguido detener la construcción de embalses, paralizar proyectos de deforestación, congelar explotaciones mineras, evitar la destrucción de lugares sagrados y obtener la restitución de tierras expoliadas a las comunidades indígenas.

Por eso, en la madrugada del pasado 3 de marzo, mientras dormía, dos sicarios de unos escuadrones de la muerte se introdujeron en su vivienda de la ciudad La Esperanza y asesinaron a Berta Cáceres.

Se trata de un crimen político. Desde que, en junio del 2009, el presidente constitucional de Honduras Manuel Zelaya fue derrocado por un golpe de Estado -contra el que Berta protestó con inaudito coraje, encabezando las manifestaciones contra los golpistas-, este país se ha convertido en uno de los más violentos del planeta y en un paraíso para las grandes transnacionales depredadoras y para las organizaciones criminales.

En ese contexto, el régimen de Juan Orlando Hernández[i][i] y la oligarquía hondureña siguen asesinando impunemente a quienes se oponen a sus atropellos. En estos últimos siete años, decenas de dirigentes campesinos, líderes sindicales, militantes de movimientos sociales, defensores de los derechos humanos, periodistas rebeldes, educadores y ambientalistas han sido exterminados. Con total impunidad. Nada se investiga, nada se aclara. Nadie es sancionado. Y los medios dominantes internacionales (tan dispuestos a poner el grito en el cielo al menor desliz que pudiera cometerse en Venezuela) apenas mencionan ese horror y esa barbarie[ii][ii].

El mismo día en que mataron a Berta Cáceres, la ONG Global Witness, de Londres, denunció que Honduras es « el país más peligroso del mundo para los activistas del medio ambiente »[iii][iii]. De los 116 asesinatos de ecologistas que hubo en el planeta en 2015, casi las tres cuartas partes se produjeron en Latinoamérica y la mayoría de ellos en Honduras, uno de los países más empobrecidos del continente[iv][iv].

En 2015, Berta Cáceres recibió el más prestigioso galardón internacional ecologista, el Premio Goldman, el « Nobel verde », por su resistencia contra la construcción de un megaembalse hidroeléctrico que amenaza con expulsar de sus tierras a miles de indígenas.

Con su audaz lucha, Berta conseguió que la empresa de propiedad estatal china Sinohydro, la mayor constructora de embalses hidroeléctricos del planeta, y un organismo ligado al Banco Mundial dieran marcha atrás y retiraran su participación en la construcción del embalse de Agua Zarca, sobre el río Gualcarque, río sagrado de los Lencas en la sierra de Puca Opalaca. Movilizadas por Berta y el COPINH, las comunidades indígenas bloquearon el acceso a las obras durante más de un año… Y consiguieron que algunos de los intereses empresariales y financieros más poderosos del mundo renunciaran a involucrarse en el proyecto. Esa victoria fue también la causa más directa del asesinato de Berta.

Impulsada por la empresa hondureña DESA (Desarrollos Energéticos Sociedad Anónima) con aporte financiero del Banco Ficohsa (Financiera Comercial Hondureña SA) que recibió fondos del Banco Mundial (BM), la construcción del megaembalse de Agua Zarca se inició en 2010. El proyecto cuenta con el apoyo financiero del Banco Centroamericano de Inversión Económica (BCIE), y de dos instituciones financieras europeas : el Banco holandés de desarrollo, Nederlandse Financierings-Maatschappij voor Ontwikkelingslanden NV, (FMO) y del Fondo Finlándés para la Cooperación Industrial (FINNFUND)[v][v]. También está involucrada la empresa alemana Voith Hydro Holding GmbH & Co. KG, contratada para la construcción de las turbinas. Todas estas empresas tienen una responsabilidad en el asesinato de Berta Cáceres. No pueden lavarse las manos.

Porque tanto. los ambientalistas como el pueblo Lenca defienden un derecho legítimo.  Denuncian la violación del Convenio 169 « sobre pueblos indígenas y tribales » de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)[vi][vi], firmado por Honduras en 1995, porque no ha existido una Consulta Previa Libre e Informada (CPLI) de las personas afectadas por el megaembalse, como lo exige igualmente la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (2007)[vii][vii].

Berta sabía que era una mujer marcada para morir. Había sido amenazada en numerosas ocasiones. Estaba en la mira de los escuadrones de la muerte, sicarios de los amos de Honduras. Pero ella solía decir: “Nos tienen miedo porque no les tenemos miedo.[viii][viii]” Cuando recibió el Premio Goldman le preguntaron si ese galardón podía constituir un escudo de protección, y respondió : « El gobierno trata de vincular los asesinatos de defensores ambientales con la violencia común, pero hay suficientes elementos para demostrar que existe una política planificada y financiada para criminalizar la lucha de los movimientos sociales. Ojalá me equivoque, pero creo que, en lugar de disminuir, la persecución contra las y los luchadores va a recrudecer.” No se equivocó[ix][ix].

La presa de Agua Zarca se sigue construyendo. Y los que se oponen a ello siguen siendo asesinados sin miramientos como lo acaba también de ser -diez días después del asesinato de Berta- el líder ambientalista hondureño Nelson García[x][x].

Los mismos que mataron a Gandhi, a Martin Luther King, a Monseñor Romero y a Chico Mendes le cortaron la vida a Berta, maravillosa flor de los campos de Honduras. Pero no silenciarán su lucha. Como dice Pablo Neruda : « Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera[xi][xi] ».

Ignacio Ramonet. Catedrático y periodista español residente en Francia, donde dirigió la revista Le Monde Diplomatique. Es el autor del libro “Cien horas con Fidel”.

Tomado del sitio digital Cubadebate

Homenajean organizaciones sociales y de masas en Cuba a líder Berta Cáceres

Escrito por mujeresenmarcha 05-03-2016 en Berta Caceres. Comentarios (0)

Fotos: cortesía Johana Lezcano

Centro Memorial Dr. Martin Luther King Jr. (CMMLK)

                            


Las organizaciones sociales y de masas de la Revolución cubana manifestaron su más profunda indignación y firme condena por el asesinato de la líder de la comunidad lenca, coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) y defensora de los derechos humanos, Berta Cáceres.


                        

                          


                          Exigieron que los autores intelectuales y materiales sean castigados con todo el peso de la ley

Cuba condena el asesinato político de la dirigente lenca Berta Cáceres

Escrito por mujeresenmarcha 04-03-2016 en Berta Caceres. Comentarios (0)

DECLARACIÓN

Las organizaciones sociales y de masas de la Revolución Cubana que acompañamos los esfuerzos articuladores y de lucha por la justicia social y unidad entre nuestros pueblos, que recorremos el camino de la dignidad y la esperanza, quienes compartimos la batalla contra el imperialismo y la opresión al lado de nuestros hermanos y hermanas de las organizaciones y movimientos populares en América Latina y el Caribe, manifestamos nuestra más profunda indignación y firme condena por el asesinato de la líder de la comunidad lenca, coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) y defensora de los derechos humanos, nuestra hermana Berta Cáceres.


                                                      


Hoy amanecimos con la triste noticia de otro muy doloroso suceso en Honduras, duro como aquel que nos arrebató a ese país de su incipiente proceso de cambios. Hoy se trata de una querida luchadora social, que no ha fallecido por causas naturales, sino por la inhumana codicia de silenciar a quienes son capaces de levantar a los pueblos oprimidos. Sicarios que sienten miedo porque no tenemos miedo.

Este suceso atroz demuestra una vez más que las amenazas de muerte contra defensores de los derechos sociales y medioambientales se mantienen latentes y no han cesado en ese país centroamericano. Este crimen político constituye una afrenta no solo para Honduras, sino para todos los pueblos del continente y del mundo.

Según el Informe ¿Cuántos más? de Global Witness, entre 2002 y 2014 se produjeron 111 asesinatos de activistas ambientales en territorio hondureño. Más de 80 tuvieron lugar sólo en los últimos tres años en el Bajo Aguán, región donde Berta Cáceres puso en peligro su vida y no estuvo ajena a actos de hostigamiento y amenazas. Las comunidades indígenas lencas, quienes habitan el occidente hondureño, luchan en defensa de su territorio ancestral que se ve amenazado por proyectos hidroeléctricos y mineros aprobados por el gobierno sin previa consulta. 

Exigimos que los autores intelectuales y materiales sean castigados con todo el peso de la ley. Que este lamentable asesinato político no quede impune. Que cese en Honduras la criminalización de la protesta social.


Bertica, como la llamaremos siempre, supo ganarse el cariño y respeto de quienes tuvimos el privilegio de conocerla. Supo defender los derechos de las mujeres, de los indígenas, de los campesinos, aprendió el sentido de la justicia, y por ellos entregó prematuramente su muy fértil vida. Ni hostigamientos, ni persecución, ni amenazas pudieron detener su firme determinación. Su única arma era la voz, nunca anduvo armada, la amenazaron y asesinaron por su capacidad para resistir, convocar y vencer.

En la tradición lenca, en los ríos residen los espíritus femeninos y las mujeres son sus principales guardianas. Por esta decisiva causa recibió el Premio Medioambiental Goldman el pasado año, el máximo reconocimiento mundial para activistas del medio ambiente y la defensa de la naturaleza. Al recibir ese justo galardón, en sus palabras denunció las constantes amenazas a su integridad personal y de su familia.

En su activo rol dentro del proceso de acompañamiento y compromiso social integró la Convergencia de los Movimientos de los Pueblos de las Américas (COMPA), la red Grito de los Excluidos y la Articulación Continental de Movimientos Sociales hacia el ALBA, entre otros espacios de unidad.

Llegue a todos los familiares, amigos, compañeros de lucha, al pueblo de Honduras el dolor que compartimos por el asesinato de nuestra querida compañera Berta, el pesar que va acompañado del más enérgico rechazo ante hechos condenables que nos indignan y nos comprometen, cada día más, a seguir al lado de los humildes y para los humildes.

Hoy los ríos de Honduras, esos que conectan con los llanos y montañas, con la sangre derramada por sus más nobles hijos, con las venas abiertas de América Latina, lloran. Lloran por la ausencia de una de sus más firmes y consecuentes guardianas.

El crimen y la injusticia nos reafirman que no queda otro camino que continuar la lucha.

¡Juicio y castigo a los cobardes asesinos!

¡Berta Cáceres, PRESENTE!

¡Berta vive, la lucha sigue!

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

La Habana, 3 de marzo de 2016

Firman:

Central de Trabajadores de Cuba (CTC)

Centro Memorial Dr. Martin Luther King Jr. (CMMLK)

Organización de Solidaridad con los Pueblos de Asia, África y América Latina (OSPAAAL)

Federación de Mujeres Cubanas (FMC)

Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP)

GALFISA-Instituto de Filosofía

Capítulo Cubano Red en Defensa de la Humanidad (REDH)

Unión de Jóvenes Comunistas (UJC)

Federación Estudiantil Universitaria (FEU)

Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP)

Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (OCLAE)

Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR)

Proyecto Nuestra América

Asociación Cubana de Naciones Unidas (ACNU)

Sociedad Económica Amigos del País